COMO COMENZAMOS.. A SER SWINGER

Siempre desde novios nos había gustado hacer el amor casi a diario, jugando un poco con la poses, depilándonos mutuamente que por cierto es bien excitante, pero siempre se quedaba en cada uno de nosotros esas fantasías y deseos quizás reprimidos, que no se contaban a la pareja, llevados mas por el que dirán que por lo que sentíamos mutuamente.

Al casarnos las cosas cambiaron bastante, hablábamos más abiertamente de la idea de visitar un club swinger, de lo excitante que era el pensar que alguien nos observara en fin un sin número de ideas que se hablan a diario y van poco a poco tomando la fuerza necesaria a tal punto que se convierten en el tema de conversación matutino.

Después de mucha idea loca y fantasía suelta decidimos visitar el bar swinger fue en la 83 con 14 un bar no nudista, pues para saber cómo nos sentíamos, fue una experiencia realmente genial, única, excitante bailamos toda la noche no bebimos pues no gustamos del alcohol ninguno de los dos, veíamos como en una pista de baile podíamos hacer lo que siempre queríamos pero en otros sitios era complicado, como el tocarnos, excitarnos y hasta masturbarnos mutuamente, lo que en principio era un alivio el entrar vestidos, con el transcurrir de la noche caía al compas de las prendas que parecían tener vida propia y huir prontamente de nuestros cuerpos, tal fue así que a media noche estábamos completamente desnudos en la sala de fantasía, amándonos de una manera brutal, como si fuéramos los amantes porno de turno brindando un show para nuestro público, no sentimos vergüenza, no sentimos miedo, no sentimos prisas mejor dicho no sentimos, solo nos dejamos llevar y cuando volvimos en si estábamos rodeados de cuerpos, de sexo de desnudez unos gordos otros flacos unos más jóvenes otros mayores pero finalmente todos haciendo lo mismo, por eso decimos para disfrutar no se necesitan ni ser rico ni pobre ni mucho menos tener en cuenta la edad ni el físico, la noche acabo muy pronto diría yo y volvimos a casa, desde ese día fue como haber perdido la virginidad, marco un punto de partida en nuestra vida sexual y sentimental, es una sensación muy placentera ahora éramos amigos, cómplices nos guardábamos más secretos y dependíamos el uno del otro, teníamos otro tema de conversación a diario cada día sin pensarlo queríamos experimentar algo nuevo es por ello que invitamos a un tercero a que nos viera y que hiciera algo que desde siempre nos ha fascinado tomarnos fotos! El solo el hecho de escuchar el click de la cámara es de por sí una cuota de estimulación grande, el ver esos momentos de felicidad y goce plasmados en imágenes acusan bastante morbo y sensibilidad, llego la tarde casi nocheprogramada, el chico con algo de nerviosismo tomo la cámara y empezó a hacer su trabajo, todos desnudos click va click viene, una pose y otra, risas charla, y sexo mucho sexo, tal la emoción llego a su punto máximo que Carlos como se llamaba nuestro improvisado fotógrafo termino masturbándose

 

 

y llegando encima de nuestros cuerpos mientras Alex me estaba penetrando sentados los dos, ya después de analizar lo ocurrido decidimos ir mas allá conocimos por guía una pareja muy agradable cenamos juntos en casa, procuramos conocernos y quisimos explorar nuestra sexualidad, jugamos ruleta sexi, terminamos desnudos, nos hicimos fotos en el billar luego entramos al jacuzzi un poco oral en intercambio, caricias, y la fascinante experiencia de ver y ser vistos en eso pasamos toda la noche y parte de la mañana, como si nuestros cuerpos se resistieran a sentir el cansancio mas llevados por el placer y deseo de estar haciendo algo que nunca habíamos contemplado, pero que de un momento a otro entro a nuestra vida y se quiso quedar más firme, estoy hablando de la libertad sexual.

Casi a diario hacemos el amor y lógicamente estos encuentros le ponen más deseo y pasión a nuestra relación mi fantasía era ver a Alex con otro chico pues nos dimos a la tarea de probar nos vimos con un muchacho bis y este a su vez estaba acompañado por una travesti, como siempre al principio dio un poco de nervios como miedo pero con el transcurrir de la noche todo se olvido y la pasamos increíble verlos a ellos tener sexo oral fue casi un orgasmo para mi, de todo un poquito hubo oral, penetración, masturbación y fue muy excitante Alex penetro a la chica trans y esta a la vez se masturbaba junto con el chico y me dieron un baño de semen en mis senos en verdad maravilloso, no nos consideramos ni bis ni heteros solo hemos intentado probar las diferentes facetas del sexo para poder decir con propiedad esto si nos gusta o esto no nos gusta, pues no tiene sentido hacer en los encuentros lo mismo que se hace a diario con tu pareja al menos eso pensamos, rico descubrir nuevas sensaciones , nuevos gustos, y cosas que solo este ambiente nos da la oportunidad de experimentar, por ello vamos en contra de la doble moral que algunos manejan al pensar que si se disfruta de manera total sin tabúes los hace menos hombres o a ellas muy putas y perdón la expresión pero en el juego del sexo todo es válido la única regla es disfrutar con responsabilidad, respetamos mucho los pensamientos de las demás personas pero en nuestro caso particular todo lo que se nos antoja probar lo intentamos y en pareja además de habernos dado un inmenso placer como matrimonio nos ha hecho muy sólidos, nos ha brindado la posibilidad de tener un grado total de confianza y complicidad nos ha vuelto más tolerantes y nos ha enseñado lo valiosos que somos el uno para el otro.

6 thoughts on “COMO COMENZAMOS.. A SER SWINGER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *