La última moda en la depilación del vello púbico: vuelve el pelo, y de colores

vello-pubico-mileniales-codigo-nuevo

El vello púbico en las mujeres ha compuesto un inagotable motivo para la discusión en la última década, especialmente, desde la popularización (como consecuencia del abaratamiento) de la depilación láser.

Desde los años 60, el vello en el pubis de las mujeres ha pasado de formar un frondoso refugio para la zona corporal femenina más íntima y delicada a no existir en absoluto.

En las últimas décadas, la tendencia ha sido clara y no se ha desviado ni un milímetro: todos los esfuerzos se han dirigido hacia la minimización del área cubierta de pelo, tanto en vertical como en horizontal.

La no depilación que liberaba a las féminas hippies de la década de los 60 ha pasado a la ausencia total de vello púbico de la segunda década del siglo XXI, con el consiguiente debate por parte de intelectuales y médicos, que alertan sobre los problemas.

Cambia la tendencia

Aunque la ausencia de pelo en el pubis vuelva locos a los jóvenes ‘millenials’ debido, mayoritariamente, a la enorme influencia de la industria del porno a la hora de configurar gustos y fantasías sexuales, ginecólogos y dermatólogos no dejan de advertir sobre los riesgos. Para los especialistas de la sanidad, la función de protección frente a infecciones, virus y enfermedades de transmisión sexual del vello púbico está fuera de cuestión.

Los dos últimos años, sin embargo, apuntan a una nueva corriente que ha emergido para acabar con los pubis infantiles en mujeres adultas. La compañía de moda American Apparel escandalizó a los norteamericanos en una campaña que llevó a cubrir las zonas íntimas y axilas de sus maniquíes femeninos con abundante vello, rebosando la ropa interior expuesta. Se trató de un acto de rebeldía que apostaba por una vuelta a la naturalidad de los cuerpos y al cuidado de los mismos sobre las cuestiones estéticas.

Esta campaña de Apparel demostraba que el asunto del vello púbico también podía funcionar como los cortes de una chaqueta, o de un pantalón. Es decir, era cuestión de moda. Y las modas, nacen, se desarrollan y acaban en el vertedero.

Bienvenido el color

Pero si existen tímidos indicadores de la fase decadente del vello púbico rasurado en su totalidad, se explica principalmente por la presencia de nuevos indicios encaminados hacia una nueva moda púbica en las mujeres: el teñido. Desde los salones de estética de Italia y Estados Unidos, la posibilidad de teñirse el vello íntimo ofrece una doble opción, conservadora y liberal.

Los tintes íntimos, que empezaron con el afán de igualar el color con respecto al cabello (en rubios, castaños, caobas o pelirrojos) ofrecen ahora la posibilidad de jugar con fucsias, azules, violetas y amarillos, al igual que con nuevas formas recortadas sobre el pubis (estrellas, corazones, iniciales y todo tipo de motivos).

Así han surgido firmas como Betty Beauty o Intimochic, con productos especializados en colorear áreas íntimas del cuerpo y kits con los instrumentos necesarios para hacerlo con éxito.

La última moda del pubis está servida a todo color y tendrá, previsiblemente, el beneplácito de los ginecólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *