cosas que no sabías sobre la coprofilia y el gusto por las heces

la_foto_del_dia_007-758x496 (1)

Sin dudas, hay un sinfín de formas de obtener placer sexual. Algunas de ellas son consideradas anormales, extrañas y hasta perversas; sobre todo, escandalosas, pero ninguna de ellas ha escapado al ojo de la ciencia, y de la psicología en particular. Hoy, vamos a meternos en el mundo de las parafilias una vez más, y presentarte algunas curiosidades acerca de la coprofilia, el amor a los excrementos. ¿Bon appétit?

1. La coprofilia es una parafilia

La coprofilia (del griego, kópros –excremento– y philía –atracción–) es considerada una parafilia, es decir un comportamiento de índole sexual por el cual una persona logra obtener satisfacción y placer, llegando incluso al orgasmo, sin que medie la copulación o relaciones sexuales convencionales. En el caso de la coprofilia, la persona se excita con las heces, materia fecal, incluyendo la defecación sobre otras personas o sí misma por alguien más.

2. Coprofagia y coprofilia son dos cosas distintas

A diferencia de la coprofilia, donde la persona puede encontrar placentero estar en contacto u observar las deyecciones de otra persona, la coprofagia es la ingestión de materia fecal. Si bien hay casos en que la coprofilia lleva a la práctica de la coprofagia, esta conducta va más allá del plano sexual: es común que ciertos insectos se alimenten de heces, como moscas y escarabajos. Ocasionalmente, algunos animales comen sus excrementos, aunque no son calificados de coprófagos (perros, monos, etcétera).

3. Adolf Hitler es el coprófilo más célebre para muchos

Mucho se ha especulado respecto a la orientación sexual de Adolf Hitler, insistiéndose en ciertas versiones sobre su homosexualidad o bisexualidad. Informes realizados durante la Segunda Guerra Mundial aseveran que Hitler era impotente y coprófilo. De todas maneras, el célebre historiador Ian Kershaw señala que parece ser más propaganda anti-nazi que otra cosa, sobre todo al hablar sobre las afirmaciones de Otto Strasser, rival de Hitler en el partido Nazi, quien aseguró que Hitler obligaba a su sobrina, Geli Raubal, a que defecara y orinara (urofilia) sobre él. ¿Mito o realidad?

4. Vínculos de la coprofilia con otras parafilias

Dentro del amplio campo de las parafilias y el comportamiento sexual, las investigaciones sobre la coprofilia no abundan. Sin embargo, algunos estudios intentaron encontrar un vínculo entre la coprofilia y otras parafilias. Los resultados de uno de ellos indican que de 164 individuos sadomasoquistas, un 18% practicó al menos un acto cropofílico. Otro estudio reveló que al menos 7 de 12 sadomasoquistas que practicaron zoofilia, también participaron de un acto cropofílico. En cambio, de otros 12 sadomasoquistas no zoofílicos, solo uno hizo algo considerado cropofílico.
Asimismo, según las investigaciones, la orientación sexual no parece tener importancia para el análisis de la práctica coprofílica.

5. Riesgos de la coprofilia para la salud

Estar en contacto de alguna manera con la materia fecal no solo aumenta notablemente el riesgo de contraer alguna infección bacteriana (contagio de la bacteria E.Coli, por ejemplo), sino la posibilidad de enfermarse viralmente. En este caso, el riesgo mayor es el de contraer hepatitis.

990-escortbta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *