La truculenta vida de Yasmine Bleeth, la morena de ‘Vigilantes de la playa’

14779333173713

A diferencia de Pamela Anderson y Carmen Electra, la ex ‘sex symbol’ no pudo hacer repuntar su carrera debido a su adicción a la cocaína

Entre 1989 y el 2000 los socorristas de Santa Mónica se volvieron más populares que nunca. Y es que centenares de fans volaban hasta California con la esperanza de que, entre la arena, el sol y el agua, pudieran encontrarse con el mismísimo Mitch Buchannon, el líder de los Vigilantes de la playa.

David Hasselhoff no fue el único que sacó provecho a sus diez años de éxito televisivo, sino que también Pamela Anderson -quien se consagró como femme fatale, en su papel como Kaye Morgan- y Carmen Electra, que quedó inmortalizada como la guapa Lani Mckenize.

Pero cuando se trataba de popularidad, la morena de los socorristas se llevaba todo el protagonismo. Yasmine Bleeth (47), con su personaje de Caroline Holden, acaparaba todas las miradas gracias a sus intensos ojos azules y a su muy sensual figura. No obstante, y al contrario de sus compañeras, la celeb fue mantener el éxito a través del tiempo. Es más, la única razón por la que ha generado titulares en las últimas décadas es por su adicción a las drogas, las cuales la han llevado a mantener también una batalla contra el sobrepeso

Hija de una modelo, Yasmine Bleeth estaba destinada a la fama. Desde los seis años comenzó a realizar anuncios para la televisión y en 1980 saltó al cine con el musical ‘Hey, Babe’. Posteriormente, obtuvo un importante rol en la serie ‘One Life to Live’. Aunque el verdadero éxito lo obtuvo en 1993 cuando apareció en un capítulo de ‘Baywatch’, como hermana de la olvidada Alexandra Paul. Tras su participación, los productores de la serie se encandilaron con su sonrisa y decidieron convertirla en una de sus estrellas principales entre 1994 y 1997. Como Caroline Holden, Bleeth alcanzó la cima, además de convertirse en una de las mujeres más bellas del mundo, de acuerdo con People. Pero el acoso mediático y los horarios habrían sido demasiado para Yasmine.

01f8728c81095098e44c78ce2ea94b57 246ea43a00000578-2897600-image-a-75_1420501628128

Los humos se le habían ido a la cabeza, las cámaras no dejaban de perseguirla y su novio se encontraba a horas de su lugar de trabajo. Éstas fueron algunas de las razones por las que se vio completamente desesperada y buscó refugio en la cocaína. “La había probado una o dos veces en mi adolescencia y mis 20. Me gustaba, pero no pensaba que fuera algo que pegara conmigo. En un comienzo, sólo probaba coca de forma social y con gente que conocía. […] [Tras algunos problemas] Hice mi primera llamada para recibir cocaína en mi casa. Era como ordenar comida china. Llamabas y lo entregaba en tu puerta. Al principio sólo llamaba los fines de semana y pedía dosis para una noche. Después, empecé a hacerlo durante la semana. Era lo único en que pensaba: llegar a casa desde el trabajo, cerrar la puerta, poner música y echarme algunas líneas. […] Dejé de ver a mis amigos, de contestar el teléfono. Solo escuchaba mis mensajes una vez al día para asegurarme de que no había emergencias. […] Había visto en la coca una forma de escapar de mis problemas. Con drogas encima, ni siquiera piensas en tus problemas. No había dolor”, escribió en un ensayo para ‘Glamour’, después de colapsar en una sesión de fotos para la misma revista.

Pese a estar consciente del daño que se estaba provocando, Bleeth no podía parar. Su adicción había llevado a que le sangrara la nariz mientras grababa y los productores de Vigilantes de la playacreían no poder controlarla. Entonces, David Hasselhoff la dejó ir para que pudiese tratar sus problemas, aunque continuó trabajando en otras producciones durante un año o dos, tiempo en el que, de acuerdo con sus propias declaraciones, se había convertido en una alienígena y no podía siquiera respirar sin intentar inhalar el estimulante.

Finalmente, y después de que su padre, sus amigos y gente como Aaron Spelling (productor de Sensación de vivir) le rogaran que cambiara sus hábitos, la morena ingresó en rehabilitación con la intención de mantenerse completamente limpia. Pero el destino la cruzó con Paul Cerrito, otro adicto -quien en poco tiempo se transformaría en su esposo- y con quien protagonizaría un accidente de tráfico.

8da2bc90-96bf-11e4-ad67-ad6f98b180e9_yasmin-bleeth 246fde7100000578-0-image-a-70_1420496732286 2575530500000578-2944806-image-a-24_1423413106045

El 12 de septiembre del 2001, Yasmine perdió el control de su coche y colisionó en plena carretera. A pesar de que no hirió a nadie, ambulancias y policías se presentaron en el sitio. Tras constatar que todo estuviera bien, la artista reconoció a las autoridades que estaba absolutamente drogada durante el momento en el que conducía, pero que sólo consumía esporádicamente. Pese a su confesión, la treintañera fue detenida y pasó la noche en la cárcel por posesión de drogas. Después del escándalo, se mudó con la familia de su nueva pareja, donde comenzó su proceso de recuperación. Pero con la sobriedad, otro problema llegó a su vida: el sobrepeso. Para intentar calmar la ansiedad que le implicaba no acercarse a la cocaína, Bleeth se obsesionó con comer. Manía que la llevó a subir más de diez kilos en un año.

Desde ese entonces, la actriz evita las apariciones públicas. Aunque en 2010 se atrevió a posar para la conocida campaña “Got Milk” en un bañador blanco, donde demostró que había recuperado el control de su vida, además del de sus curvas. Sus fans enloquecieron con la publicación de la foto e incluso se rumoreó que podría volver a la televisión. Sin embargo, nada de eso pasó. Durante casi cinco años, Yasmine Bleeth se mantuvo en el anonimato hasta hace dos veranos, cuando se presentó en un evento playero de Venice Beach, en el que muy pocos la reconocieron. Con un look descuidado, el rostro envejecido y varios kilos demás, quien alguna vez haya sido una diva accedió a posar para algunas cámaras. Imágenes que se hicieron rápidamente virales en Twitter, además de desatar los comentarios más crueles sobre la ex sex symbol.

Tras su misteriosa aparición, algunos paparazzi se interesaron en continuar fotografiándola. Así, algunos medios -como el Daily Mail– han logrado publicar imágenes de Bleeth sin maquillaje o caminando en chándal en medio de West Hollywood. Aunque a ella parece tenerle sin cuidado lo que los tabloides la nombren como “la actriz de ‘Baywatch’ que no surgió”, además de compararla constantemente con Anderson y Electra. Probablemente envejezca rica de todas formas, más aún ahora que los “Vigilantes…” volverán a estar de moda gracias al remake protagonizado por Dwayne Johnson, Priyanka Chopra, Zac Efron y la cantante mexicana Belinda. Un estreno que se encuentra programado para mayo de 2017 y que ya mantiene a la prensa en completa expectación.

9991

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *