El loco y desnudo mundo de los neo-hippies estadounidenses

el-loco-y-desnudo-mundo-de-los-neo-hippies-estadounidenses-1463690497-crop_desktop

En Bliss, el nuevo libro del fotógrafo Steve Schapiro, hippies mechudos y desnudos aparecen meditando y bailando. En una foto fascinante, un pelirrojo desnudo, cubierto en lodo, le sonríe al cielo mientras baila. En otra, un grupo de personas se sienta en círculo, cruzando sus brazos y haciendo corazones con las manos. Este tipo de reuniones y situaciones se ven normalmente en fotos de la década de los 60, pero lo interesante de estas imágenes es que fueron tomadas en 2014. «Mucha gente piensa que los hippies fueron un fenómeno de los 60 y 70», escribió el hijo de Schapiro, Theophilus Donoghue, en la introducción del libro. «El movimiento nunca terminó; simplemente desalojó las ciudades para poder vivir en pueblos amigables con el medio ambiente y congregarse en festivales anuales».

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452638997

Para hacer Bliss, Schapiro y su hijo viajaron a varios festivales de todo el país ––incluyendo Mystic Garden, Rainbow Gathering y Electric Forest–– en los que Schapiro capturó retratos íntimos de neo-hippies participando en ‘ecstatic dancing’, arte visionario, sanación con sonido, meditación y yoga. Pero esta no era la primera vez que él fotografiaba esta subcultura: para su primer trabajo en la revista Life, en 1967, Schapiro documentó a los hippies del distrito de Haight-Ashbury, en San Francisco (aunque, como cuenta más abajo, algunas cosas han cambiado). Tiempo después, Schapiro pasó a fotografiar momentos históricos como la marcha de Selma a Montgomery con Martin Luther King Jr.; también fotografió a celebridades como Steve McQueen, Sophia Loren, Andy Warhol, Michael Jackson y David Bowie; y también participó en los posters de Taxi Driver y El Padrino: parte III. Sin embargo, el fotógrafo de 82 años sigue en busca de la imagen perfecta. «Todavía no he tomado mi mejor foto», dijo Schapiro en la siguiente entrevista. «No sé qué es lo que va a ser».

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452638393

¿Cómo conociste este nuevo movimiento hippie y por qué decidiste fotografiarlo?
En 2001, en un 4 de julio, fui con mi hijo Theophilus a Rainbow Gathering en Michigan, y hubo una vibra de grupo genial. Allá tienen una expresión que dice, «todo lo que necesitas es un bowl, una cuchara y un ombligo». Si puedes tocar tambor, mucho mejor. Luego, en 2008, para el día del padre, Theophilus me sorprendió con entradas a Burning Man, que para mí terminó siendo una experiencia artística fantástica. Llevé mi cámara esa vez y creo que eso plantó la semilla.

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452638425

Habiendo experimentado el movimiento hippie original, ¿te sorprendió o preocupó que tu hijo decidiera volverse un neo-hippie?
Theophilus siempre ha tenido grandes valores espirituales y le encanta bailar. Constantemente esta inspirando a quienes lo rodean, y también me enseña a mí a ser más espiritual. Los neo-hippies tienen una visión diferente frente a la vida, y una actitud respecto a ellos mismos y a los otros que no se parece a nada que hubiera visto en Haight.

¿Puedes elaborar al respecto? ¿Cómo se diferencian los hippies contemporáneos de sus predecesores de la década de los 60?
En 1967 estuve fotografiando Haight-Ashbury para un ensayo sobre «Hippies e Indios» de la revista Life. San Francisco era en ese momento la ciudad psicodélica. Las drogas y los amores fugaces parecían estar en las mentes de todos. Las bandas que se presentaban en Fillmore West (Grateful Dead, Jefferson Airplane, The Doors, y Janis) eran icónicas y toda esa música sigue sonando. Pero a diferencia de los hippies del pasado, que usaban drogas psicodélicas, la generación actual se inclina más hacia la meditación, la oración y el ‘ecstatic dance’ para llegar a un estado alterado. También hay una atención especial a cuidar el cuerpo por medio de comida ‘raw’ o dietas veganas.

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452638448

¿Qué pasa en estos festivales? ¿Puedes describir lo que normalmente haría un hippie en Mystic Garden o Electric Forest?
Durante el verano hay miles de festivales en todas partes, no sólo en Oregon o California, que es donde los esperarías, sino en todos los Estados Unidos y Europa. Los festivales mismos se convierten en reuniones familiares a las que llegan los hippies cada año para reencontrarse con viejos amigos, y viven por una semana en sus carros y en carpas. En los verdaderos festivales familiares, como Mystic Garden, no hay alcohol. Las familias llegan con sus hijos y las bandas empiezan a sonar desde la mañana hasta bien entrada la noche. Normalmente, asiste algún grupo importante como Nahko and Medicine for the People. Los puestos y kioscos venden todo tipo de comida, desde la ‘raw’, hasta comida thai. También hay varias actividades como yoga o meditación. Pero lo más importante es la espiritualidad en el baile. Mientras que en Haight lo más importante era ver a los artistas, en estos festivales todo se trata del espíritu de los que bailan y eso genera una vibra de grupo.

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452638513

¿Participaste en alguna de las actividades de los festivales?
Hice muchos amigos, hablé bastante, bailé un poco y tomé muchas fotos. A todos les gustó que los fotografiara. Si ves la penúltima página del libro Bliss, vas a ver una foto que te hará reír.

¿Qué quieres que la gente piense o entienda cuando mire tus fotos?
Un sentido del valor de la vida, ojalá.

the-naked-ecstatic-world-of-americas-neo-hippies-body-image-1452639121

996 997

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *