Hablamos con la reina del porno peludo feminista

getting-to-know-the-queen-of-hairy-feminist-porn-332-body-image-1417810521

Nikki Silver, conocida en los círculos de porno feminista por ser la más destacada cineasta de hairy porn (o porno “peludo”), está muy cómoda en su estudio de San Francisco. La luz de la mañana se cuela a través de las cortinas fragmentando la habitación y hace que Nikki parezca surgida de un sueño. Yo estoy en Toronto, pero estamos conectadas a Skype con pipa en mano, y la pornógrafa feminista me explica la obra de su vida a través de ese portal mágico.

VICE: Se suponía que debías venir a Toronto en la primavera de 2014 para los Feminist Porn Awards pero no te dejaron entran a Canadá. ¿Qué pasó?

Nikki Silver: Hace un par de años intenté ir a Columbia Británica, pero llevaba la bolsita de hierba más pequeña que te puedas imaginar y olvidé que estaba en mi maleta. Mis amigos y yo les parecimos sospechosos a los policías, porque estábamos de viaje y no teníamos ningún plan específico, así que escarbaron en todo mi equipaje y la encontraron. No me arrestaron, pero sí me detuvieron, así que cuando volví a intentar cruzar la frontera, el asunto apareció inmediatamente. Me dijeron, “¿alguna vez has tenido problemas para entrar en Canadá?”. Les dije que no y después fue como “¡Nos has mentido!”. También tengo algunos cargos por delitos menores como robo, participación en manifestaciones y cosas así. Sólo salió uno a la luz: que una vez robé un libro.

Bueno, desde mis 18 años he hecho de modelo en fotos para adultos y trabajado en asuntos relacionados con ese ámbito, como hacer de escort y cosas de ese tipo. Nunca me ha gustado depilarme, así que empecé a buscar trabajos para los que no tuviera que hacerlo. Al principio tuve problemas con las grandes compañías. Me sentía menospreciada. Empecé a buscar sitios web amateurs y a producir cosas con mi pareja de entonces y con amigos… o con quien fuera. Simplemente rodaba a gente follando, cualquier cosa que pudiera encontrar.

En ese momento, mi estilo de vida era bastante provisional. Básicamente dirigía un estudio de producción de porno desde mi carro. Era como la dama viajera del porno… Fue bastante divertido. Y trabajaba con comunidades de queers radicales y con personas que no querían un trabajo convencional. De modo que siempre estábamos quebrados, desde luego no era una cosa que se pagara excesivamente bien. Pero la cosa empezó a mejorar. Unos cuantos amigos se mudaron a San Francisco y yo pensé “Oh, suena bien, nunca he salido de aquí”. Así que me mudé allí y las cosas empezaron a despegar.

getting-to-know-the-queen-of-hairy-feminist-porn-332-body-image-1417810638

Háblame acerca de algunos de tus proyectos.
He estado grabando un montón de escenas de sexo poco convencional con otras modelos, en las que yo soy la estrella. Ha sido muy divertido y representa con más exactitud mi sexualidad que otros rodajes más “suaves” que he hecho. [En una grabación] hacemos un hechizo para conseguir más vello corporal y así poder llevar poca ropa en invierno. Pero como parte del hechizo, necesitamos orgasmos. Así que yo ato a la modelo y hago que se venga en una variedad de posturas diferentes; finalmente la pongo en una silla con correas y un agujero para un Hitachi magic wand , se viene ahí y terminamos el hechizo. También hice hace poco una sesión de chico-chica con mi pareja en la vida real, usando algo de bondage.

Muy bien. Entonces, ¿qué fue lo que hizo que dejaras el porno más mainstream y empezaras a producir tus propias películas?
[En uno de los sitios web más reconocidos en los que trabajé] el fotógrafo tocó a una de mis amigas de forma no consentida durante la sesión de fotos. Ella me lo contó más tarde, así que hicimos correr la voz para advertir a otras personas que fueran a hacerse fotos con él. Le dije a mi amiga que debería hablar con la compañía para que lo despidieran y así lo hizo. Y ellos empezaron a decir cosas como: “No hemos visto nada malo” o “No hemos podido encontrar el video”. Sabían que yo era amiga de esta persona, así que decidieron que yo era la feminazi del hairy porn y que había que odiarme.

Yo pensaba: “son unos misóginos y eso es algo que no me interesa”. Así que me mudé a San Francisco, justo cuando todo este rollo de porno diferente empezó a pegar y una de las cosas que más éxito estaban teniendo eran las chicas peludas, que es lo que soy yo.

He visto algunos de tus trabajos y puedo percibir mucha intimidad en las sesiones, como si hubiera una conexión auténtica. ¿Cómo logras crear ese ambiente?
Esa es la parte más difícil. Intento grabar con parejas o amigos que tengan algún tipo de dinámica sexual. Quizá no tienen sexo regularmente, pero sí han tirado alguna vez. Es divertido unir a dos personas que se sienten físicamente atraídas y ver qué sucede. Todos nos sentamos antes, nos tomamos un té y yo les pregunto “¿qué quieren hacer hoy, chicos?”. También hay otras cosas, como la comunicación y crear un entorno agradable. Lo típico es que esté solo yo o grabando una escena con otra chica. Y si tiene que haber alguien más, intento asegurarme de que sea alguien con quien los actores se sientan muy cómodos. Intento que sean mujeres o transexuales, gente que no vaya a dañar el ambiente.

¿Cómo es el mercado del hairy porn ?
He llegado a varias conclusiones. Existen distintos tipos de consumidores de hairy porn. Con frecuencia son personas mayores, de modo que la primera imagen que tienen del sexo o sus primeras experiencias sexuales fueron con mujeres sin depilar. Quizá no las axilas o las piernas, sino más bien el bosque completo. Es como si pensaran “la primera vez que estuve con una mujer había un bosque ahí abajo, así que mi cerebro animal se conecta con eso”. Y también puede ser una subcultura como los burners, ¿sabes a lo que me refiero? ¿Burning Man? Sí, los hippies.

getting-to-know-the-queen-of-hairy-feminist-porn-332-body-image-1417810796

¿Por qué crees que la industria del porno mainstream sigue tan obsesionada con dar forma y eliminar de forma mecánica y casi quirúrgica el vello corporal femenino?
En términos de por qué la sociedad dominante y el porno tienden a la depilación total, creo que es producto de varios factores. No quiero hablar mierda sobre la industria del porno mainstream, pero es una industria capitalista como cualquier otra y está obsesionada con la juventud, ¿sabes? Creo que la depilación empezó quizá por varios motivos. Lo entiendo en cierto modo. Tienes que empujar a través del pelo, apartarlo de en medio… Todo parece más grande [sin pelos
], los labios también parecen más grandes. Pero tener pelo es sinónimo de ser sexualmente maduro y de, bueno, de ser una mujer adulta. O una persona, en realidad.

Algunas mujeres a las que realmente les gusta arreglarse, con las uñas y su maquillaje, y que llevan el cuerpo completamente depilado se molestarán si se emplea el término “natural” para referirse a las mujeres con vello, como si se insinuara que ellas no son naturales. ¿Qué les dirías tú?
Intento no ser lo que podría llamarse una supremacista del vello corporal. No quiero criticar a nadie por depilarse o por hacer cualquiera de esas cosas, porque creo que realmente es un gusto personal. Lo que me molesta a mí es la homogeneización cultural. No digo que no seas natural si no te depilas, pero es más natural no depilarse. Seamos sinceros. Y luego está la gente que tiene que hacerlo [depilarse] para que la contraten. Así que quizá les guste de verdad hasta cierto punto, pero sinceramente, no hay mucho trabajo para las modelos que no se depilan. Por eso mucha gente trabaja de scort, mucha gente se dedica a las webcams, mucha gente hace cosas diferentes y adicionales. Yo me he dado cuenta de que si te conviertes en productor básicamente incrementas la longevidad de tu carrera.

Tienes mentalidad de negociante.
Bueno, por un lado soy una judía de Nueva York. Y por otro, mis padres tienen un pequeño negocio. Llegaban a casa y decían “hoy hemos ganado este dinero, y así es como lo hemos conseguido”. Básicamente tenían reuniones de negocios durante la cena. Lo tengo algo así como grabado a fuego en la mente. Incluso cuando apenas tenía trabajo, seguía ahorrando dinero. Y disfruto mucho apoyando a otra gente, veo potencial por todas partes.

Cuando estoy en un rodaje les digo a los actores: “Puedes promocionarte así, o hacer esto otro”. Podría decir que he sido la Mommy Ho de mucha gente. He sido su mentora para que llegaran a trabajar en la industria del sexo. Lo hago a través del porno y mostrándoles cómo hacer las cosas de forma más segura y cómoda. La gente puede maximizar su potencial para obtener beneficios de muchas formas diferentes, y a mí me encanta ayudar a la gente a conseguirlo. Y hacerlo yo misma, por supuesto.

A pesar de haber trabajado con tanta gente queer, no etiquetas tu trabajo como porno queer.
Sí, depende de cómo lo definas. Esta es la escena de porno queer independiente más grande del mundo, creo yo. La mayoría de este tipo de porno se produce aquí. Así que el significado no es solo que los actores sean queer o que el productor lo sea, sino que toda la filosofía del proyecto y la filmación también son queer. El porno queer es como que cualquiera puede grabar con cualquiera, haciendo lo que sea. Y eso no es lo que hago yo. Mi sitio web es muy particular, muy de nicho.

Ya. Me he dado cuenta que las chicas que grabas son convencionalmente bellas en un sentido occidental. Son delgadas, con tetas grandes… ¿Eso forma parte de lo que dices?

Así es. Cuando dejé de grabar con los grandes mega sitios, pensé “no voy a ganar dinero en esto si no grabo lo que sé grabar y lo que sé vender”. Me gusta la diversidad hasta cierto punto, pero [mi sitio web] es todavía bastante limitado en comparación a lo que podría llamarse diversidad en un sentido más amplio. La gente que rueda porno queer van del rollo “grabaríamos a cualquiera”. Literalmente.

Da igual lo gordo que estés o lo delgado, lo viejo o lo joven que seas, si llevas todo el cuerpo tatuado o no, ¿sabes? Y me parece genial, lo apoyo al 100 %, pero yo no sé cómo hacerlo y venderlo bien.

fuente: vice

Por Sarah Ratchford

997 996

One thought on “Hablamos con la reina del porno peludo feminista

  1. Adoro las peliclas porno con mujeres sin depilar su concha, la verdad me encantan las mujeres con muchos pelitos en la vulva. ESpero que Cluberos.com abríera una sección de mujeres peluditas en Bogotá para aquellos amantes como Yo de las mujeres peludas. Buen artículo.. Felicidades Cluberos.com que buena revista…. willijasex@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *