DIENTES IMPECABLES CON TU MIAOS

41bff6520529289ca233aa9614edfaa5

Según la Academia Estadounidense de Odontología Cosmética, el blanqueamiento de dientes es el servicio cosmético más solicitado hoy en día. Sólo el año pasado se gastaron unos 1.4 mil millones de dólares en productos blanqueadores, todo con la finalidad de tener esa clásica sonrisa hollywoodense.

Lo que la gente no sabe es que las sonrisas de los famosos, desde Ryan Gosling hasta Ryan Seacrest, están hechas de carillas de porcelana, y esas madres son incosteables. Otra cosa que la gente no sabe es que el secreto para una sonrisa perfecta ha estado dentro de ellos todo el tiempo, junto a sus pitos y vaginas.

Así es: la orina es el mejor producto blanqueador que encontrarás. Está libre de químicos, es eficiente y no cuesta casi nada. Desde la época de los romanos, la gente ha estado usando su orina para blanquear sus dientes. Los romanos también la usaban para lavar platos y ropa, ya que el amoniaco es un limpiador natural. ¡Escuchaste bien, los romanos llegaron a ser una superpotencia porque se meaban en todo! Así que durante mis dos semanas de vacaciones familiares en un hotel todo pagado, hice gargaras con mi pis con la esperanza de obtener una mejor sonrisa. Y no me arrepiento.

6aedfc2d529710815080ecd5d9d392e3

Me preparé para mi viaje con un libro llamado Urine Therapy [Terapia Urinaria u Orinoterapia] (un libro, obviamente, alemán), que sirvió como mi Biblia para esos momentos de duda e inseguridad. Ahora es mi Biblia. Este es su mensaje más importante: no tiene nada de malo hacer cosas con tus meados además de echarlos por el escusado o hacer que un empresario japonés se venga por Skype. En especial cuando se trata de orinar en una taza y usarla para hacer gárgaras, como si degustaras uno de los mejores vinos con tu paladar. No tiene nada de malo, en lo absoluto.

f61d247541f30f7926c5363c74787208

Las primeras veces que lo intenté mis meados eran casi naranjas. Estaba muy salada, y sabía a baño de Walmart. Me ahogué y me puse a llorar, sin embargo, ayudó con mi dolor de garganta.

Me di cuenta de que el principal problema con las sesiones de degustación urinaria era mi alimentación, en especial si acababa de ingerir cantidades industriales de sal y col, pero más importante, que estaba demasiado sobria. Según aprendí, el alcohol hace que la orina sea mucho más tolerable, tanto física como psicológicamente. El café es todo lo opuesto. Una vez, me empiné una taza de orina con el amargo sabor de un espresso. Hay ciertas sustancias que tu cuerpo no procesa por completo: por ejemplo, la acidez de los espárragos, la cual sale lista para rockear en tu boca. Al poco tiempo estaba basando mi dieta de acuerdo al sabor que esperaba obtener en mi orina.

Pasé mis vacaciones familiares leyendo Urine Therapy a escondidas en el baño, y la orina se convirtió en mi respuesta a todo problema. Mi padre se enfermó del estómago, así que le expliqué cómo beber orina le ayudaría con las náuseas. Mi madre dijo que se sentía gorda, así que le conté sobre mi remedio contra la obesidad: envolverse en orina y plástico durante dos horas al día. Mi hermano se quejó de un dolor de oído, así que insistí que se pusiera “un poco de orina”. Al poco tiempo, estaba fuera de control, y todo mundo sabía que estaba jugando con mis meados, razón por la cual pasaba tanto tiempo en el baño. Mi madre intentó hablar muy seriamente conmigo. Le dije que era algo completamente natural, saludable, sustentable y nada tóxico. Dejó de hablarme.

3be02efbbbfdc97a812673dd8bfeee7e

Cuando las vacaciones terminaron, mis dientes no tenían la blancura deseada, pero sentí que era un comienzo. También empecé a fumar, y estoy segura que la orina está contrarrestando los efectos negativos de la nicotina en mis dientes. Además, inhalar orina ayuda a aliviar los problemas causados por el asma y otras enfermedades respiratorias.

La lección más importante que aprendí de todo esto es que la orina es mágica y puede hacer grandes cosas. Así que no son sólo las personas normales quienes se podrían beneficiar de hacer gárgaras con su orina para obtener esa sonrisa hollywoodense, a Hollywood también le caería bien un tsunami de orina que cure todos sus males: el Parkinson de Michael J. Fox, el lupus de Nick Cannon, el rostro de Roger Ebert, la cienciología de John Travolta… todo con los mágicos poderes de la orina.

Si te interesa poner un poco de tus propios meados en tu boca (y si estás leyendo esto, seguro sí), te tengo una útil lista de pasos a seguir, basada en Urine Therapy. Ahora, con tu permiso, tengo que ir al baño.

ccc3f9b246b91ef203ff9e695ad51355

CÓMO BEBERTE TUS MEADOS:

1) Asegúrate de que tu uretra esté limpia… A menos que quieras suicidarte, lo cuál es una posibilidad. No lo sé, no soy tú.

2) Elige una taza bonita, una de la que te guste beber. Esto ayudará con el estrés emocional. ¿Quizá tu taza de graduación? Yo me fui con la taza medidora.

3) Hora de mear. No uses el primer chorro que sale de tu cuerpo. Esa orina está llena de bacterias y no debes ingerirla. (La orina intermedia es la que siempre debes consumir. Siempre).

4) ¿Recuerdas cuando eras virgen y te gustaba mear en partes, para “durar más” o tener una pepa más apretada? (Todos hacían esto, ¿cierto?) Eso es lo que tienes que hacer para conseguir un chorro de orina pura sin salpicarte las manos.

5) Una vez que tengas la cantidad suficiente, pon tu taza a un lado y termina tus cosas. Felicidades, tienes una saludable taza de orina.

6) Tienes que hacer tus gárgaras de orina lo más pronto posible. Entre más tiempo pase, habrá más amoniaco en tu orina, y el amoniaco es lo que hace que tus meados huelan y, por lo tanto, sepan así. El amoniaco también es un poco venenoso, pero también es la madre que blanquea tus dientes, así que tú decides cuánto tiempo quieres dejarla reposar y qué tan blancos quieres tus dientes.

7) Lava bien tu boca con tus meados calientes. No tengas miedo. Intenta mantenerlos en tu boca el mayor tiempo posible. Puedes tragar un poco si quieres. Es más, trágatelos todos, al fin y al cabo nadie te está viendo (¿cierto?).

8) ¿Enjuágate?

9) Relájate, y regresa con el resto de la sociedad. No le cuentes a nadie lo que acabas de hacer. Guarda tu secreto y sigue con tu vida como si no acabaras de mearte en tu boca.

10) Repite unas mil veces y listo, tendrás una dentadura de perlas. Y quizá un nuevo fetiche.

 

 

998

994

 

One thought on “DIENTES IMPECABLES CON TU MIAOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *